9.2.17

supernova

no es muy habitual
pero sucede:
un chispazo en la noche,
un trago que se termina aguando
porque la charla dura más que el hielo,
las ganas de no guardarse
ni una sola carta bajo la manga,
un “bueno me voy”
lo suficientemente mentiroso
como para que
entonces
tu mano en mi cintura,
como para que
al fin
tu beso en mi boca,
por el resto de las noches
del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada