27.10.14

bufandas

quiero que mis bufandas
de ahora en más
sólo tengan una utilidad:
taparte los ojos mientras
busco con mi boca
detrás de tu oreja
el interruptor del otoño.

ya no quiero el frío,
no me interesa más,
dejó de parecerme atractivo.

para qué quiero los abrigos
si la sola idea de tu cuerpo sobre el mío
regula todos mis termómetros.

2 comentarios:

  1. enana, qué hermoso

    ResponderEliminar
  2. Anónimo27.10.14

    Bendiciones para ese amor hermoso y para esta gran poeta.

    ResponderEliminar